El Tribunal Supremo del Reino Unido obliga a Uber a respetar derechos laborales.

La compañía de transporte deberá brindar el salario mínimo legal y vacaciones pagas a un grupo de 16 conductores que demandó a Uber en el 2016. Tras tres apelaciones, el caso ha sido cerrado y el Tribunal Supremo ha definido que los conductores de Uber son empleados, y no socios o autónomos como dice la compañía estadounidense.

La batalla legal de Uber en el Reino Unido comenzó en 2016, cuando un tribunal laboral resolvió que los conductores de la compañía prestan servicios como trabajadores y no como contratistas externos, como Uber afirmaba que lo hacían.

Uber recurrió al Tribunal Supremo luego de haber perdido en tres instancias inferiores anteriormente. El organismo regulador de los servicios de transporte de Londres ya había suspendido en dos ocasiones la licencia de Uber alegando razones de seguridad, pero la misma fue reestablecida por los tribunales en la apelación.

El fallo dice que cuando se reserva un viaje a través de la aplicación Uber, es la compañía quien establece la tarifa y los conductores no pueden cobrar más que dicha tarifa calculada por la aplicación, por lo que es Uber quien determina cuánto se les paga a los conductores por el trabajo que realizan. Además, Uber ejerce un control significativo sobre la forma en que los conductores prestan sus servicios, incluyendo el uso de un sistema de clasificación por el cual se pide a los pasajeros que califiquen al conductor. Por ello, el tribunal ha determinado que los conductores se encuentran en una posición de subordinación y dependencia respecto a la empresa.

Tan solo en Londres operan casi 50.000 automóviles de Uber. La legislación británica distingue entre empleados, trabajadores y autónomos. El Tribunal Supremo ha reconocido a los conductores de Uber como empleados, lo que les brinda el derecho al salario mínimo y vacaciones pagadas.

Los representantes de la compañía estadounidense han dicho que la compañía ya realizó importantes concesiones a sus conductores, y que la sentencia se basa en una pequeña cantidad de conductores, tan solo 16. Si bien solo los 16 conductores en la demanda recibirán una indemnización de casi 15.000 libras, se cree que podría haber un aluvión de demandas contra Uber por parte de conductores.