Casi 500 personas se vacunaron en secreto en Perú, entre ellas el ex presidente.

En un escándalo que ha generado la renuncia de las ministras de salud y relaciones exteriores, se descubrió que varios funcionarios del gobierno se vacunaron antes del tiempo establecido, con vacunas que debían ser otorgadas a investigadores locales.

La ministra de relaciones exteriores del Perú, Elizabeth Astete, fue la encargada de gestionar la compra de un millón de dosis de la vacuna de Sinopharm, farmacéutica estatal china. Sinopharm realizó ensayos en fase tres de su vacuna en el Perú, probándola con 12.000 voluntarios, pero además de estas dosis fueron otorgadas otras 3.200 para ser aplicadas a investigadores locales.

Las 3.200 vacunas fueron utilizadas por políticos y funcionarios del gobierno, entre ellos el ex presidente Martin Vizcarra, la ministra de exteriores Elizabeth Astete, y la ministra de salud Pilar Mazzeti. Esta última había declarado la semana pasada que se iba inmunizar después de que “todas las personas que trabajan en el sistema estén vacunadas”.

El presidente Francisco Sagasti dijo sentirse «indignado y «furioso». El gobierno peruano anunció que enviará a la fiscalía una lista de 487 personas, y esta lista fue publicada por medios de prensa.