Las tres misiones espaciales que llegan a Marte este febrero

Emiratos Árabes, China y Estados Unidos se preparan para la llegada de sus sondas al planeta rojo con el objetivo de encontrar restos de vida.

Tres misiones se pusieron rumbo a Marte el año pasado, ‘Hope’ un proyecto de Emiratos Árabes con tecnología estadounidense; ‘Tianwen-1’ la primera incursión de China en el planeta rojo; y ‘Mars 2020’ en cuyo interior viaja el nuevo rover de la NASA, el ‘Perseverance’. 

La coincidencia en la fecha del lanzamiento (julio 2020), se debió a que, en ese momento, se producía un evento astronómico dado cada dos años, en el que la Tierra y Marte se colocan en una trayectoria muy próxima, por lo que se acortan considerablemente los tiempos de viaje. 

La primera en llegar será la sonda ‘Hope’ («esperanza» en inglés), que será la única de las tres que no pise suelo marciano, intentará revelar los mecanismos que se producen en nuestro vecino desde su cielo. El objetivo es alcanzar la órbita alta de Marte para poder monitorizar el clima durante dos años, indagando el escape de hidrógeno y el oxígeno marcianos desde las capas más altas de la atmósfera, un auténtico coladero espacial.

Su llegada a Marte coincide con el 50 aniversario de la fundación del país.

Apenas 24 horas después la nave ‘Tianwen-1’ también alcanzará la órbita marciana. El primer proyecto de China en Marte, consta de un orbitador, un aterrizador y un pequeño rover que tiene como objetivo principal estudiar las características de la superficie y la posible distribución del hielo de agua en el subsuelo del planeta rojo. También lleva cámaras e instrumentos panorámicos y multiespectrales para analizar la composición de las rocas. Todo encaminado a hallar restos de vida, tanto presentes como pasados. Sin embargo, no será hasta mayo cuando tome tierra, en la llanura del hemisferio norte Utopia Planitia, un terreno poco elevado que además guarda una enorme reserva de agua helada en el subsuelo.

Tianwen-1 China National Space Administration.

La sonda ya ha enviado su primera imagen del planeta rojo, tomada durante la maniobra de aproximación final, fotografía que demuestra la capacidad de la cámara de alta resolución a bordo de la Tianwen, que ha capturado la imagen a una distancia de 2,2 millones de kilómetros.

Pero sin duda, la llegada más esperada de las tres será la de la misión ‘Mars 2020‘, que aterrizará sobre suelo marciano el próximo jueves 18 de febrero. La sonda ya se encuentra orbitando Marte, y tendrá que reducir la velocidad de 20.000 kilómetros a la hora hasta casi frenar a 3,6 km/h con ayuda de un paracaídas especial. Cuando la nave se encuentre a dos kilómetros de altitud, descenderá el rover ‘Perseverance’, anclado con unas cuerdas de resistente nailon. El lugar de descenso será el cráter Jézero, un delta formado por un antiguo río, compuesto por acantilados, pozos y campos de rocas, que podrían acabar con la misión en cualquier momento.

Esquema del aterrizaje del Perseverance en Marte. NASA

Además, por primera vez, las cámaras y los micrófonos a bordo grabarán la proeza o el fracaso, que veremos después en la Tierra. Y todo de forma autónoma, ya que el desfase de las comunicaciones impide que la cápsula, en cuyo interior se encuentra el sucesor del ‘Curiosity’, se comunique con la Tierra. De ahí que la operación se haya bautizado como «los siete minutos de terror». Aunque las probabilidades aquí están a favor de la NASA, ya que ha logrado ocho de sus nueve intentos de aterrizaje en Marte.

El Perseverance buscará signos de vida microscópica antigua, está llamada a ser la primera misión que rescate muestras del planeta vecino y las regrese a la Tierra en la década de 2030. 

La exploración de Marte se encuentra en un momento elevado de interés por parte de los países investigadores, mediante estas misiones los tres países buscan recopilar la mayor cantidad de información para descifrar el planeta rojo.