Masivas protestas en Rusia por el encarcelamiento de Alexéi Navalny

Las protestas desarrolladas el día de ayer en más de 100 ciudades son las más multitudinarias de la Rusia contemporánea. A pesar de la prohibición de la manifestación, las multas aplicadas a los asistentes y la represión policial, más de 100.000 rusos salieron a las calles para protestar contra el régimen de Putin, motivados por el encarcelamiento del opositor Alexéi Navalny.

Alexéi Navalny, uno de los mayores opositores de Rusia, había estado internado en Berlín tras haber sufrido un envenenamiento, supuestamente por parte del gobierno ruso de Vladimir Putin. Esto había sido confirmado por la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), que develó que había hallado una sustancia del tipo Novichok, un químico desarrollado por la Unión Soviética, en el cuerpo del político ruso. Había sido envenenado en Siberia, pero realizó su recuperación en Berlín, Alemania, y hace poco recibió una notificación del gobierno ruso que afirmaba que el mismo ya se encontraba en condiciones de volver a Rusia para encarar el proceso judicial por fraude, en un caso en el que Navalny habría utilizado donaciones de simpatizantes de su agrupación política para su propio beneficio.

Navalny retornó a Rusia el domingo pasado y fue arrestado, por lo que llamó a la población rusa a manifestarse contra el gobierno. El gobierno ruso había sancionado una serie de leyes que endurecían las multas por participar de manifestaciones no autorizadas, que ya eran bastante altas. Aún así, decenas de miles de rusos salieron a las calles en 122 ciudades de Rusia, dejando un saldo de 3.300 personas arrestadas.

Navalny cumplirá 30 días de prisión preventiva hasta el 15 de febrero, y países como Alemania, Estados Unidos, Francia y otros, han emitido comunicados en los que exigen al gobierno de Rusia que libere al dirigente opositor. Estonia, Lituania y Letonia han solicitado a la Unión Europea medidas restrictivas contra Rusia, en lo que consideran como un intento de intimidar a la oposición democrática.