El proyecto de Bill Gates que busca tapar el Sol y enfriar el planeta

El proyecto financiado por el fundador de Microsoft, está desarrollando la tecnología que potencialmente reflejaría la luz solar fuera de la Tierra y así enfriar el planeta.

Por más increíble que esto suene, el fundador de Microsoft, Bill Gates, quiere “cubrir” el Sol para disminuir los efectos del calentamiento global. Con ese impactante objetivo, financia el desarrollo de una tecnología de atenuación solar que desviará a la luz del sol fuera de la atmósfera de la Tierra.

El objetivo sería reducir o frenar los tremendos efectos que el calentamiento global está generando en nuestro planeta.

El cuarto hombre más rico del mundo, cuyo patrimonio neto es de casi 121 mil millones de dólares según ‘Forbes’, ya había apoyado otros proyectos ecológicos.

A lo largo de varios años, el multimillonario compró 242.000 acres de tierras de cultivo en Estados Unidos, siendo así el propietario de tierras agrícolas privadas más grande de ese país.

Con ello, busca ayudar a que la agricultura estadounidense se vuelva sostenible. De acuerdo con ‘The Land Report’, Gates hasta construyó una enorme cartera de tierras agrícolas que abarca 18 estados. Ahora su nuevo desafío consiste en controlar el aumento de la temperatura de la Tierra, que podría alcanzar un punto crítico de inflexión en 20 o 30 años, según advirtieron expertos.

El planeta perdería casi la mitad de capacidad para absorber las emisiones de carbono causadas por el hombre si el calentamiento global continúa su ritmo actual.

El nuevo proyecto ecológico que Gates está financiado es llevado a cabo por científicos de la Universidad de Harvard y lleva el nombre de ‘Experimento de Perturbación Controlada Estratosférica’ (SCoPEx). Este tiene como objetivo provocar un efecto de enfriamiento global con el uso de la geoingeniería solar.

Planea seguir estudiando la viabilidad de rociar polvo de carbonato de calcio (CaCO 3) no tóxico en la atmósfera, un aerosol que refleja el Sol y que puede contrarrestar los efectos del calentamiento global.

En junio de este año está previsto que SCoPEx lance un globo científico a 20 km de altura cerca de la ciudad de Kiruna (Suecia), para probar la maniobrabilidad de los equipos.

Quienes critican este tipo de soluciones sostienen que podrían surgir cambios extremos en los patrones climáticos, además de que podría ser un pretexto para alentar la emisión descontrolada de gases de efecto invernadero.

David Keith, profesor de física aplicada de la Universidad de Harvard, reconoció que existen «muchas preocupaciones reales» de la geoingeniería ya que nadie sabe qué pasará hasta que se libere el CaCO 3 y se estudien sus efectos.

El lanzamiento de prueba no liberará el polvo de CaCO 3 a la atmósfera. Si resulta exitoso, la investigación podría seguir a su segunda etapa experimental para liberar una pequeña cantidad de aerosoles estratosféricos.