Repelente, protector solar y alcohol: Cuál aplicarse primero y cómo cuidar la piel con tantos químicos

Teniendo en cuenta la temporada veraniega, la amenaza del dengue y la pandemia del Coronavirus, se requiere la utilización de muchos productos para cuidarnos, pero la piel también necesita sus cuidados ante tantos productos químicos.

Lo primer que hay que tener en cuenta es el orden de aplicación de los productos, el primer paso es usar el protector solar, posterior a ello el repelente y por último la utilización de alcohol para desinfectar las manos, detalla la Dra. Ana Rivas, Jefa de Residentes de la Cátedra y Servicio de Dermatología del Hospital de Clínicas.

Complementa que el lavado de manos y uso de alcohol en gel son medidas sanitarias necesarias, no obstante pueden ocasionar daños por resequedad en la piel. Si se da el caso de algún tipo de irritación,  se recomienda utilizar las cremas hidratantes, pero si las molestias no desaparecen o son intensas, estas deben ser tratadas con agentes antiinflamatorios o corticoides tópicos que el especialista indique.

Respecto a la exposición al sol, la especialista recomienda identificar el fototipo de piel de cada persona, para tener los cuidados acordes, especialmente aquellas personas con tez y ojos claros que no deben permanecer mucho tiempo al sol, ya que son propensos a sufrir quemaduras solares intensas.

“Las lesiones penetrantes causadas a la piel por la exposición al sol en menores de 18 años de edad, son las que predisponen en la edad adulta a desarrollar un tipo de cáncer de piel, llamado melanoma, y que es muy agresivo. Es fundamental evitar exponerse a la luz solar y sobre todo proteger la piel de los niños y de las personas que tienen cutis blanca, en este tiempo de verano y en horarios no recomendados, que sería entre las 9 y las 15 horas”, recomienda la especialista de Dermatología.

Sobre los repelentes, para evitar picaduras de mosquitos, lo ideal es utilizar aquellos que contengan el componente Deet y al comprar el producto fijarse la concentración y duración del mismo. Los repelentes que contienen citronela, pueden ser fotosensibilizantes, y al utilizarlos y exponerse a la luz solar podrían generar manchas la piel.

CUIDADOS

Preferir en los posible permanecer en sombras, usar siempre sombrero de alas anchas, camisa mangas largas, ropas claras y de algodón. Utilizar anteojos con protección y tener en cuenta que los protectores solares tienen un alcance limitado y dejan de tener efecto al perderse con el sudor o al entrar al agua.

Es fundamental la buena hidratación, atendiendo que el organismo absorbe radiación ultravioleta e infrarroja, que producen la absorción de calor y generalmente elevan la temperatura corporal. Si uno no se hidrata, no regula bien la temperatura corporal y pueden sufrir golpe de calor, que tienen consecuencias serias e incluso podrían llevar a la muerte por insolación.

ALERGIAS POR PICADURAS SON TRATABLES

La alergia a la picadura de insectos es causada debido a la sensibilidad extrema que se puede tener a la saliva de los mismos. Por lo general las personas poseen una predisposición a la aparición alérgica, por lo cual puede afectar a niños y adultos.

Esa hipersensibilidad hace que el prurigo por insectos pueda aparecer en forma de ronchas, picazón, ampollas, costras y otras lesiones en la piel, y que dependiendo de la intensidad pueden descomponerse o infectar la zona.

La Dra. Rivas explicó acerca de la importancia de prevenir estas picaduras a través del uso de repelentes, así como ropas que cubran ciertas zonas del cuerpo “Se debe resaltar que, en estos casos, los niños pueden ser más afectados que los adultos, pero debemos recordar que estas alergias son tratables y prevenibles, ya que actualmente contamos con una amplia de repelentes”, acotó.

También recalcó que si las alergias son intensas pueden dejar marcas o cicatrices con el paso del tiempo, siendo tratadas con la hidratación de la piel, al igual que evitando la exposición al sol.