Prórroga de mandato en ANR: No se puede debatir “lo que no está permitido por ley”, dice analista Pérez Talia

El próximo 14 de noviembre se realizará la Convención Colorada en formato virtual, en el cual se tratará la prórroga del mandato de las autoridades de la Junta de Gobierno y del presidente Pedro Alliana, pero surgen críticas respecto a esta propuesta por considerar que existe vía legal para extender un mandato.

Marcos Pérez Talía, analista político, considera acertado el formato virtual que tendrá la Convención de la ANR este año. “Me parece acertado y oportuno que los grandes partidos, cuyas convenciones generan mucho movimiento de personas, opten por la modalidad virtual. Es lo que demanda este tiempo de pandemia”, sostiene.

Sin embargo, el principal inconveniente no está en la forma en que se realizará, sino en el principal tema a ser tratado, la prórroga del mandato de las actuales autoridades partidarias. A su criterio, esto ni siquiera puede ser objeto de debate, ya que no está permitido por ley.

Explicó que las autoridades de los partidos pueden durar dos años y medio o cinco e hizo un paralelismo con lo sucedido en el seno del Partido Liberal Radical Auténtico. “Eso queda al arbitrio exclusivo de cada partido. El PLRA, por ejemplo, había optado porque duren dos años y medio hasta que la Convención de septiembre de 2014 decidió extender a cinco. De esa forma no coincidirían en adelante las internas municipales con las partidarias (como ocurrió en 2010 por ejemplo)”, expuso.

Argumenta que, si bien la pandemia del Covid-19 causó que se pospongan las elecciones municipales al 2021 y que coincida nuevamente con las partidarias, la cuestión es que el mandato de la actual conducción fenece el 18 de julio de 2021.


“La Convención es soberana pero no está por encima de una ley sino sometida a ella. No tiene facultad de extender un mandato fenecido. Las autoridades representativas acceden y dejan sus cargos únicamente por vía electoral (salvo destitución, fallecimiento, etc.)”, reflexionó Pérez Talia (foto).


Sostiene que los partidos son personas jurídicas de derecho público, que se encuentran subordinadas a la Constitución Nacional y las leyes. “No existe norma legal alguna que permita la prolongación de mandato, una vez vencido el plazo legal de mandato de sesenta meses”.

Recuerda que, paradójicamente cuando el PLRA decidió expulsar a parlamentarios que desacataron los mandatos partidarios – caso enmienda en 2017 por ejemplo – la Corte Suprema de Justicia inmediatamente les repuso con el argumento de que la Convención no está encima de la ley (que dice que no existen mandatos imperativos).

“Para el caso actual, en cambio, aseveran que la Convención es soberana sobre todo lo que ocurra en los partidos, incluido si la ley no permite extenderse de los 60 meses de mandato. Pareciera que quieren ajustar la pirámide de Kelsen de acuerdo a la conveniencia de los grupos mayoritarios coyunturales”, criticó.

OPERACIÓN CICATRIZ

La Nación / Unidad y fervor republicano en un nuevo aniversario de la ANREl analista considera que las luchas internas alimentan, motorizan y dan vida a los grandes partidos y que el histórico dinamismo interno en la ANR fue siempre una fuente de vitalidad.

“Me parece que este acuerdo ‘operación cicatriz’ tiene que ver más con reducir los niveles de intensidad partidista en beneficio de la gobernabilidad del presidente Abdo Benítez, antes que un acuerdo total que incluya, incluso, candidaturas de consenso tanto para 2021 como 2023”, refiere.

Cree que,  como todo acuerdo en un gran partido, va a dejar “heridos” lo cual genera incentivos suficientes para el surgimiento de la disidencia interna. “Me parece que ese es el camino que se va a ir perfilando con Duarte Frutos, Juan Afara, Lilian Samaniego o el mismo intendente de Asunción”, finalizó.