Urge normalización del tránsito fronterizo de productos de exportación con Brasil

Los controles del tránsito terrestre de cargas se han modificado durante la pandemia, lo que ha generado múltiples perjuicios, desde sobre costo hasta una acumulación excesiva de camiones que aguardan por cruzar, según la Cámara Paraguaya de Procesadores de Oleaginosas y Cereales (CAPPRO).

La Cappro presentó un pedido al ministro de Relaciones Exteriores, Federico González, para que Cancillería resuelva lo antes posible, los problemas que enfrentan los camiones con productos de exportación en la frontera con Brasil.

Si bien el transporte terrestre de cargas no se vio interrumpido por la pandemia, se produjo una serie de cambios en la operatoria en los pasos fronterizos, como la suspensión de los turnos nocturnos, así como el corte del sistema de control integrado que existía con las autoridades de la sanidad vegetal y otras instituciones brasileras.

Estas modificaciones trajeron tres grandes consecuencias negativas para las exportaciones: ralentización de los trámites; sobrecostos en la logística y, largas filas de vehículos en la zona fronteriza, que quedan varios días solamente esperando la posibilidad de poder cruzar.

A modo de ejemplo, la nota presentada al canciller González cita lo ocurrido el pasado lunes 19 cuando solo 200 camiones, entre más de 3.000, pudieron cruzar a Brasil con granos y derivados industriales de soja.

“CAPPRO sostiene que el Gobierno debe tramitar la normalización del tránsito fronterizo en forma urgente y convertirla en una cuestión de agenda vital para la economía paraguaya debido el importante crecimiento del flujo de productos agrícolas y agroindustriales hacia al mercado brasileño, que se ve empañado por la lentitud en la salida del país e ingreso al Brasil. Además, actualmente la vía fluvial está afectada, por ende, garantizar la salida terrestre es fundamental para evitar el colapso de la capacidad estática de almacenamiento de las agroindustrias”, expresa parte de la misiva enviada al canciller.

Estos son los inconvenientes que retrasan entre 3 y 5 días respecto al esquema anterior a la pandemia, los ingresos de productos de exportación al Brasil:

-El Ministerio de la Agricultura, Ganadería y Abastecimiento (MAPA) de Brasil dejó de realizar el control integrado por situación COVID.

-Control fitosanitario antes de cruce de frontera

-Por la pandemia disminuyó la fuerza laboral en la Receita Federal, y opera de manera muy discrecional sin garantizar los cupos liberados.

-Se realizan registros de ficha para ingresos que con anterioridad al COVID-19 no se hacían al estar integrado el sistema.

-Debido a la pandemia, la Marina exige el control pormenorizado de todos los camiones vacíos que ingresan al país.

-El flujo de liberación se realiza en forma parcelada, sin discriminar franja horaria para camiones vacíos y cargados, tanto para el ingreso y egreso de Paraguay. El problema se agudizó por las restricciones horarias (de 8:00 a 17:00 para el ingreso a Paraguay y de 16:00 hasta las 00:00h para el egreso de los camiones).

-El programa de demanda del paso a Brasil se triplicó con referencia a demandas de años anteriores.