Hablemos de masoquismo: La Albirroja trae 3 puntos de Venezuela y suma 4 en el primer combo

En en segundo juego del primer combo de las Eliminatorias Sudamericanas rumbo al Mundial de Qatar 2022, Paraguay venció de visitante a Venezuela por la mínima diferencia. El gol se vino a los 40 del segundo tiempo y el juego terminó con todo un pueblo pidiendo ¡horaaaaaaaaa!.

El primer susto fue del lado de Venezuela, cuando Gastón Giménez inesperadamente probó un zurdazo de media distancia que terminó en el travesaño, dejando pálido al arquero Wuilker Faríñez. En el primer tiempo la «albirró» se mostró más segura con el balón y se plantó bien arriba.

En varias oportunidades los laterales de Paraguay llegaron a posición de peligro, complicando así a la selección de Venezuela, que jugó imprecisa y desordenada por momentos.

Ángel Romero también apareció a los 24 min. con un tiro libre genial desde la derecha por arriba de la barrera que sirvió a Faríñez para una volada espectacular, cuya foto le servirá para purear en las redes sociales.

Venezuela tuvo su oportunidad también de pelota parada. Rómulo Otero tomó el balón para el «chute» y mientras que todos esperaban un centro, por la distancia con respecto al arco, la figura del Corinthians sorprendió con un disparo con rosca que probó la resistencia de la soldadura del travesaño. Casi la clavó en un ángulo el morocho.

Ya en el segundo tiempo Paraguay comenzó con todo y no tardó en tener una buenísima oportunidad. Darío Lezcano aguantó de espaldas al arco en el área y se apoyó en Andrés Cubas. Este casi instintivamente le dio de primera buscando colocar al segundo palo, pero un exigido Faríñez volvió a lucirse salvando a su equipo.

A los 19 minutos del ST, una Venezuela más atrevida gritó GOOOLLL, pero al pedo. Un córner corto, desconcentró a la defensa paraguaya y Yangel Herrera, de cabeza festejó lo que era el 1 a 0. El VAR fue requerido porque el balón había tocado el brazo del artillero, según vieron algunos. Luego de un par de minutos, el arbitro Andrés Rojas anuló la acción y los técnicos de TV volvieron a poner en pantalla el 0-0. La tecnología nos salvó.

En una acción igual a la anterior, con un centro de Machís, el centrodelantero Cordova apareció en el segundo palo, pero el cabezazo fue rechazado por Anthony Silva, que la mandó al córner.

Cuando los jugadores y televidentes ya se resignaron al empate, Alberto Espínola pasó al ataque aprovechando un huevo. Se metió en el área y aplicó la ya tradicional fórmula del centro atrás y el que atropelló desde el fondo fue Giménez, quien pateó así como venía y esta vez Faríñez ya no pudo hacer nada.

Tras el gol, Paraguay jugó a ser Paraguay. Se replegó y se dedicaron a aguantar y hacer sufrir a todo un país. Tanto se colgó la Albirroja del travesaño que la «Vino Tinto» encontró una linda oportunidad cuando en una pelota suelta en el área Rolf Feltscher la peleó y Gustavo Gómez hizo lo que buscaba el venezolano, generar un penal. Quejas aquí, quejas allá, el arbitró no quiso saber nada y se mantuvo que fue penal.