Excepciones convierten en un Frankenstein al Plan Regulador afectando la vida de asuncenos, alerta decano de Arquitectura UNA

El decano de la Facultad de Arquitectura de la UNA, Arq. Ricardo Meyer, sostuvo que las excepciones que permiten las autoridades municipales sobre el plan regulador, permiten que esta norma se transgreda, lo que termina afectando la calidad de vida del ciudadano de la Capital.

En los últimos años, varios barrios residenciales de la Capital vieron cómo se construían edificios de varios pisos, a pesar de la prohibición de ese tipo de estructuras. Tal es el caso del barrio Bernardino Caballero, donde tras una denuncia, se logró detener una construcción de tres torres de 11 pisos cada una ya que violaba el Plan Regulador de Asunción. Este proyecto está a cargo de la empresa Pirity S.A., representada por Manuel Adolfo Ferreira Brusquetti (exministro de Hacienda) y Andrea Josefina Ferreira de Maluff.

Lea más: Vecinos lograron frenar construcción de tres torres en barrio residencial

Al respecto, el arquitecto Meyer, dijo a nuestro diario que la planificación de las ciudades es responsabilidad de cada Municipalidad y en el caso de Asunción, expuso que este tipo de proyectos difícilmente se realice sin autorización, a pesar de estar en contra del Plan Regulador. “Creo que hay autoridades que permiten la construcción, por eso se hacen. Es impensable que un edificio de altura se construya sin que lo vea un inspector municipal, expuso Meyer, quien también fue candidato a intendente de la capital.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/EHX7HTV4QVELVL5VDEER5BLR2Q.jpgAnte este hecho, el especialista advierte que hacer excepciones provoca que “se transgreda todo. Si las decisiones tienen algún aval legal, el propietario podrá hacer lo que le autorizan hacer. Es una debilidad jurídica, una debilidad de gestión, y una debilidad en el control en relación a eso”, alertó.

A su criterio, el problema se da cuando los planes reguladores “tienen tantas excepciones y se convierte en un ‘Frankenstein’, en partes y partes, y la ciudad no es pensada en un todo”.

“La ciudad va a ir cambiando siempre. Tiene que ir modificándose, pero respetando siempre la calidad de vida de la gente”, finalizó.