Vecinos lograron frenar construcción de tres torres en barrio residencial

Tras una denuncia hecha por vecinos, se logró paralizar las obras de un complejo de tres torres de 11 pisos cada uno, que estaba siendo edificado en abierta violación al plan regulador y a otras ordenanzas municipales en el barrio Bernardino Caballero, considerado como residencial.

El intendente de Asunción, Oscar Rodríguez, ordenó el pasado 31 de agosto la suspensión inmediata de las obras – aprobadas en la administración de Mario Ferreiro – en el predio ubicado sobre las calles General Bernardino Caballero y Odontólogos del Chaco, luego de que el departamento de Fiscalización de Obras detectara varias irregularidades en la estructura a cargo de la empresa Pirity S.A., representada por Manuel Adolfo Ferreira Brusquetti (exministro de Hacienda) y Andrea Josefina Ferreira de Maluff.

Los intervinientes detectaron que la edificación no coincidía con los planos aprobados, es decir realizaron modificaciones no autorizadas a la obra previamente además ocupaban parte del dominio público y no contaban con barreras de protección para salvaguardar la seguridad de los vecinos inmediatos a las obras.

Parte resolutiva de la resolución municipal.

La resolución del ejecutivo Municipal también autorizó a la Dirección de Asuntos Jurídicos a iniciar acciones contra los responsables del emprendimiento, por no cumplir con las disposiciones vigentes, ya que en los barrios considerados como residenciales, no se pueden construir edificios con más de tres niveles.

Esta es una de las pocas obras irregulares que pudo ser detenida, pero se estima que más de 15 edificios fueron levantados en toda la ciudad sin respetar las ordenanzas ni el plan regulador.

Miguel Prieto, vecino del barrio Bernardino Caballero, comentó al programa La Caja Negra, de Unicanal, que se logró la suspensión tras una denuncia que presentó, ya que durante la construcción se violaba el lindero de su propiedad y no se colocaban vallas de seguridad, lo que comprometía seriamente la seguridad de su casa.

“En mi experiencia, caían cosas, no colocaron redes de seguridad y terminan invadiendo la privacidad residencial”, relató.

Miguel Prieto, vecino del barrio, en el programa La Caja Negra.

“Detrás de esa denuncia los inspectores constataron otras irregularidades”, exclamó el vecino. Dijo que detrás del boom inmobiliario “hay un relato incompleto, porque en nombre del progreso se aplasta el sagrado concepto de ciudadanía, derechos básicos de los ciudadanos, derecho al descanso, a la privacidad, a la seguridad”.

Detalló que el barrio era residencial hasta aproximadamente el año 2016, pero que en el portal de acceso a la Información Pública aún no le facilitaron el Plan Regulador, pese a que hizo un pedido a mediados de agosto, que aun no tiene respuesta.

“Se debería convertir esto en ley (el plan regulador) que no quede a la potestad de los concejales a cambiar cuando quieren a medida”, reflexionó Prieto.