En Paraguay se destruyen más de 333 mil ha de cobertura arbórea por año en promedio, según GFW

Según el sistema satelital Global Forest Watch (GFW), en Paraguay se han deforestado 6 millones de hectáreas entre el 2001 y el 2019, a razón de 333 mil ha por año. 

Los datos de GFW ubican a nuestro país como el segundo en Sudamérica que más cobertura arbórea perdió, después de Brasil y superando a Argentina, Perú o Colombia que cuentan incluso con más superficie.

GFW informó que en los últimos 19 años Paraguay perdió 6 millones de ha de cobertura arbórea, lo que equivale a una disminución del 25% de la cobertura arbórea desde 2000, y al 866 millones de toneladas (mt) de las emisiones de CO₂.

Dos regiones fueron las principales responsables del 67% de toda la pérdida de cobertura arbórea entre 2001 y 2019. Boquerón tuvo la mayor pérdida con 2,42 millones de ha.


UBICACIÓN DE LA PÉRDIDA DE COBERTURA ARBÓREA EN PARAGUAY

Boquerón, con 2.42 millones de ha
Alto Paraguay con 1.60 millones de ha
Presidente Hayes, con 701 mil ha
San Pedro, con 315 mil ha

Canindeyú, con 243 mil ha


GFW concluye que el 93% de la pérdida de masa forestal en nuestro país se dio por actividades ligadas a la producción de materia prima como la carne vacuna, soja y  madera.

Reacción en Europa

La deforestación en nuestro país, en especial en el Chaco, registrada en los últimos años fue motivo de varias publicaciones periodísticas en medios extranjeros, lo que tuvo derivaciones, en especial en Europa. Por citar una de ellas, en 2017, los supermercados europeos cesaron la compra de carbón paraguayo a causa de la deforestación que sufre el Chaco paraguayo, según el periódico británico, The Guardian. Fue luego de que trascendiera un investigación sobre la inmensa tala de árboles en la mencionada región.

Uno de los principales proveedores de carbón a Europa es Bricapar, cuyo propietario es Ramón Jiménez Gaona, quien era ministro de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) en ese entonces.

En aquel año, el medio de comunicación británico divulgó un informe sobre el tema. “Ningún bosque tropical en el mundo está siendo destruido más rápidamente que el Chaco, el cual se extiende por Argentina, Bolivia y Paraguay”, expresaba el periódico inglés en base a un estudio llevado a cabo por la Universidad de Maryland.

En julio de 2017, la ONG británica Earthsight publicaba un informe en el que se indicaba que, «el último análisis disponible, de la ONG paraguaya Guyra, desde enero de 2017, sugiere que la tasa de deforestación se ha mantenido según el documento de Maryland”, explicaba The Guardian.

Dos años antes de la publicación el prestigioso medio británico, en setiembre de 2015, Ramón Jiménez Gaona, en su carácter de ministro de Obras Públicas y Comunicaciones del gobierno de Horacio Cartes dio a conocer el Decreto N° 4056/15, según el cual se dispuso que en cinco años la energía de biomasa que se utilice esté certificada.

Jiménez explicó en aquella ocasión que el objetivo de la norma era el fomento y promoción de la reforestación para fines energéticos y maderables. Para cuando se cumpla el plazo que establece el decreto (ya se cumplió el mes pasado), toda la energía de biomasa que requería ser utilizada (leña, carbón vegetal, bagazos, carozo de coco, entre otros) debía estar certificada.

La meta fue crear una masa forestal de 160.000 hectáreas, distribuidas en puntos adyacentes a los grandes centro de consumo energético agroindustrial y de producción cerámica. Desde mayoría nos preguntamos si se cumplió el objetivo, la meta? Hasta ahora la cartera no informó al respecto.

Fuentes: www.globalforestwatch.org / Diario La Nación / Diario ABC Color