Se suma otra crisis sanitaria: MSP emite alerta epidemiológica por los incendios

La Dirección General de Vigilancia de la Salud, emitió una alerta epidemiológica por riesgos y daños a la salud a consecuencia de los incendios que se registran en casi todo el territorio nacional. El humo que predomina en el ambiente puede provocar intoxicaciones agudas y desencadenar síntomas cardiovasculares en personas con enfermedades cardiacas.

La alerta epidemiológica fue emitida para alertar a la población y al personal de salud sobre el riesgo de los incendios forestales en todos los departamentos del país y los efectos sobre la salud y el medioambiente.

Actualmente se registran 12.000 focos de calor en todo el país, y se notifican incendios forestales en los 17 departamentos del país además de la capital, por ello el Ministerio Salud recuerda cuáles son los riesgos de la salud de las personas a corto, mediano y largo:

A corto plazo: Son los efectos inmediatos, relacionados a la presencia de síntomas respiratorios y cardiovasculares, sobre todo en personas con enfermedades cardiacas y pulmonares crónicas y que entren en contacto con productos del humo; las intoxicaciones agudas por Monóxido de Carbono (CO2); las quemaduras, otras afecciones tópicas (mucosa ocular, nasal, piel).

Mediano y largo plazo: Alteraciones ecológicas producidas en el habitad natural de los animales, lo que puede provocar migración de primates desde áreas de riesgo de trasmisión de fiebre amarilla, migración de murciélagos, movilidad de su hábitat de serpientes.

Las repercusiones sanitarias agudas probables son el aumento de las consultas de urgencia y ambulatoria por quemaduras, causas cardiopulmonares, entre otras; el incremento de enfermedades respiratorias infantiles, que se asocian a una mortalidad considerable de los menores de 1 años, las alteraciones de la función pulmonar y respiratorias, y posible aumento de una mortalidad cardiovascular.

En tanto las repercusiones sanitarias crónicas más probables son el aumento del riesgo cancerígeno, mayor incidencia de asma y otras afecciones respiratorias, aparición de nuevos casos de neumopatía crónica y disminución de la esperanza de vida.