Comida misionera y arte: La Arcadia, un sueño hecho restaurante

Por @DanyOrFe
Fotos: Zenoura 

El paso obligado de todo viajero que va al sur del país es La Arcadia, un pequeño y acogedor restaurante que combina a la perfección los platos tradicionales misioneros e internacionales, el arte y la buena música. Esta estrella de la cocina gourmet misionera está en pleno centro de San Ignacio, en una casa colonial que fue decorada por el reconocido artista Koki Ruiz.

La Arcadia es un lugar que da alimento fresco a todos nuestros sentidos y que reabre sus puertas luego de una pausa por la pandemia. En principio, el local gastronómico atenderá de lunes a domingos solo para almuerzo, en el horario de 11:00 a 15:00.

La Arcadia nació en 2012. “Este restaurante es un proyecto familiar, es mi sueño hecho realidad”, nos dice la fundadora y propietaria Norma Fretes (62), quien relata que en el proyecto tuvo la colaboración de sus cuatro hijos y de Koki Ruiz. “Cada uno aportó algo, quedando mi hijo Julián Ruiz como mi socio en este emprendimiento”, comentó.

En cuanto al menú, Norma explica que en la carta buscan reflejar la gastronomía de esta parte del mundo.  “No es un lugar de comida misionera exclusivamente, porque tenemos platos internacionales y vamos renovando y cambiando. Pero nos basamos y apoyamos básicamente en lo que es la comida regional”, señaló.

Como ejemplo mencionó que uno de los platos especiales es la chastaca. “Esta es una comida que se elaboraba ya en las Misiones; cuando los jesuitas  fueron viniendo en barcos ya traían su carne seca en las maletas. También en las casas se cocinaban platos en base a carne seca ante la imposibilidad de conservación refrigerada. Es una comida tradicional de las estancias. Soy nieta de un ganadero. Crecí en la estancia de mi abuelo y recuerdo que desayunábamos platos elaborados con carne seca. La chastaca, por ejemplo, era el desayuno, o el guiso carretero hecho con cecina. A nosotros nos encantaba”, recordó.

Agregó que La Arcadia es un lugar no solo para alimentar el cuerpo, sino más que nada se busca alimentar el alma. “Esto en el sentido que ofrecemos platos que degustábamos antes, así como la chastaca, el arroz so’o kui, que también es una comida elaborada con cecina y son nuestros platos estrellas. Son sabores antiguos, muy fuertes pero deliciosos y hay gente que se emociona cuando viene a La Arcadia. A veces echan una lágrima o se emocionan demás las personas mayores porque eso era lo que comían en sus casas, en sus campos o con sus familias. Definitivamente hacen mover los recuerdos y por eso acá respetamos también los sabores originales. Por supuesto, limitando lo que sería si es un plato con mucha grasa; todo eso lo mejoramos. Pero la chastaca y el arroz so’o kui son nuestros platos estrellas”, reiteró.

Norma Fretes destacó además que la carta ofrece platos hechos con cordero. “Tenemos las opciones de cordero al horno con papas y  ravioles de cordero, por ejemplo. Ofrecemos también guiso de gallina casera, vori de gallina casera, guiso de arroz de gallina casera, marineras. En esta parte de Misiones se come mucha carne, siempre se comió carne y por eso también hay bife de chorizo, bife a caballo con mucha cebolla, huevo y panceta. Es decir, contamos con  todo lo que una persona que viaja y que llega hasta aquí va a querer porque son platos regionales y todo el entorno es armónico con estas comidas tradicionales. Toda la historia, el lugar, el campo, la naturaleza, el modo en que se cocina y se sirve; todo tiene mucho sentido armónico”, refirió.

Otra opción que ofrece La Arcadia son los platos con surubí, como ser cazuela, surubí grillado con verduras salteadas y surubí con roquefort. “A veces tenemos también platos con mariscos, pastas o mariscos sólo y salmón. Vamos renovado la carta y las opciones que tienen que ver con platos internacionales, pero siempre nuestra identidad, nuestro concepto, es regional”, aclaró Norma.

La propietaria comentó que los clientes del restaurant son casi todos viajantes. “En un 90% son  personas que están trabajando por la zona o que vienen para pasar un día. Muchos están de paso hacia Encarnación o de retorno. Recibimos a mucha gente que va a las reducciones jesuíticas. Somos uno de los pocos restaurantes, que como antes, usa mantel y servilletas de tela”, dijo.

El nombre

¿Por qué el nombre «La Arcadia»?  Cuenta Norma que al abrir el restaurante quiso ponerle un nombre relacionado con la historia de San Ignacio. “Buscaba algo que fuera un lugar donde la gente, los turistas, deseen llegar, porque simboliza un poco una historia. Koki, después de pensar mucho dijo que el nombre que iba ir era La Arcadia, ya que así se llamaba un pueblo de pastores en una isla griega. Era un lugar de refugio, lejos de las guerras. Y bueno, las misiones jesuíticas tenían esa característica y San Ignacio fue la primera reducción jesuítica de las Misiones en el Paraguay».


Mano de obra ignaciana

La Arcadia Restaurant desde su inicio tiene la política de contratar mano de obra ignaciana 100% y realizar sus compras a comercios o productores locales.  En los últimos 8 años, de los ingresos de La Arcadia, el 85% se volvió a invertir en la economía ignaciana. “Nuestro restaurante capta dinero de turistas y vuelve a invertir en el mercado local a través de inversiones, compras, mano de obra, entre otras cosas”, comentó Julián Ruiz.

Agregó que en promedio recibimos más de 6.000 turistas al año que vienen al local y luego buscan conocer más sobre San Ignacio y su historia, esto también crea un efecto económico positivo para la ciudad o el departamento.