Hospitales públicos están a tope y pacientes empiezan a ser derivados al sector privado 

Este fin de semana el Ministerio de Salud se quedó sin camas disponibles en todo el país, por lo que dos pacientes con Covid-19 tuvieron que ser trasladados a sanatorios privados, en el marco del convenio con el Ministerio de Salud. 

“Llegamos al punto que no queríamos llegar, no teníamos lugar y hemos derivado a dos pacientes al sector privado, pero todo esto es tan dinámico, que más tarde se liberaron dos lugares y pudimos volver a derivar a un paciente al público”, dijo la directora de Terapias, Dra. Leticia Pintos.

La profesional explicó que, según el protocolo, la derivación de los pacientes se realiza cuando el sistema público llega al límite de su capacidad, mientras que los usuarios que se encuentran internados en sanatorios privados y ya no tienen la capacidad de solventar los gastos de internación, se los traslada al sector público una vez que haya disponibilidad.

La Dra. Pintos sostiene que “se perdió el miedo a la enfermedad”, por lo que insiste a la población en extremar las medidas preventivas como el lavado frecuente de manos, uso de mascarilla y el distanciamiento físico”.

De acuerdo al más reciente informe, la cantidad de personas internadas asciende a 585, de los cuales 136 se encuentran en la Unidad de Terapia Intensiva.