Abdo Benítez vetó la ley que despenaliza el cannabis medicinal

El presidente Mario Abdo Benítez decidió vetar la ley 6602/2020 aprobada por el Congreso, que despenaliza la tenencia de cannabis para uso medicinal. El Ministerio de Salud informó que uno de los cuestionamientos fue la falta de garantías de seguridad y calidad en el procesamiento artesanal de la planta de marihuana.

Tras confirmarse el veto presidencial, el Ministerio de Salud explicó que “tratándose de un producto de difícil extracción como es el principio activo del cannabis, no se podrá garantizar la seguridad ni calidad, si es producido de manera artesanal”. Este fue uno de los motivos principales del veto, ya que el Estado “tiene la obligación de garantizar la seguridad, calidad y eficacia de los medicamentos que recibe la población”, sostiene el comunicado.

Lea más: Queda aprobada la ley que despenaliza el cannabis de uso medicinal

El MSP sostiene que el proceso de industrialización de la marihuana requiere el control de muchas impurezas que puede tener la planta, como micotoxinas, hongos, residuos de pesticidas y sobre todo medir el porcentaje de sustancias narcolépticas para evitar efectos indeseados.

“Con respecto a la eficacia, entendida como la aptitud de un medicamento para producir los efectos propuestos, determinada por método científico, corresponde subrayar que su administración debe ser en base a indicaciones médicas y evidencia científica”, agrega.

El proyecto de ley modificaba los artículos 30 y 33 de la Ley 1340 “Contra el tráfico ilícito de estupefacientes y drogas peligrosas y otros delitos afines”, para permitir la siembra, el cultivo, la cosecha y el procesamiento posterior de plantas de marihuana, previa autorización de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad).

Organizaciones critican veto

“Mamá cultiva” la organización que encabeza la lucha por la despenalización, lamentó la decisión del Ejecutivo en vetar la ley. “Es un derecho inalienable la salud y la calidad de vida de los seres humanos, en su conciencia queda la omisión de auxilio ante el sufrimiento de la gente que no tiene acceso a nada, en sus manos queda el dolor y padecer de miles de familias del Paraguay”, refiere un comunicado.

“No vamos a claudicar, seguiremos con más fuerza para que todo aquel que necesita de la medicina tenga acceso seguro y eficaz sin importar la condición social que tenga, todos tenemos derecho a calidad de vida, a la salud”, finaliza.