Obras públicas de importante impacto socioeconómico dan la nota alta en plena pandemia

El Consorcio Aravera, compuesto por las empresas constructoras Renovatio Paraguay S.R.L. y Aponte Latorre S.A, ha realizado la entrega de cuatro centros de atención para el Crédito Agrícola de Habilitación (CAH). Estas obras representaron una inversión total de G. 1.322.581.087, informó el represente legal del consorcio, Abg. Emilio Acevedo González.


“Este proyecto de alto impacto para los emprendedores rurales contempló la ejecución llave en mano de la construcción de los centros de atención renovados para las localidades de Colonia Naranjito (San Pedro), Colonia Fram e Itapúa Poty (Itapúa) y en Acahay (Paraguarí)”, señaló Acevedo.


Estas obras proporcionaron en cada localidad mencionada empleo directo a unas 30 personas. “Para la construcción en estos 4 municipios se contrató en total a más de 120 trabajadores y fueron beneficiadas unas 300 familias de manera indirecta. Esto en plena pandemia”, explicó el representante legal.

Destacó que la habilitación de estas oficinas representa un gran impacto social en beneficio de los pequeños agricultores y agroindustriales de las mencionadas localidades.

“Con estos centros de atención, el Gobierno Nacional, a través del Consorcio Aravera, acerca a los emprendedores rurales las diversas facilidades de financiamiento para encarar sus proyectos de manera más ágil y cómoda”, señaló Acevedo.

Juzgado en Vallemí

Otra obra de importante impacto llevada adelante por las constructoras Renovatio Paraguay y Aponte Latorre fue la del Juzgado de Paz de la ciudad de Vallemí (Concepción). La obra fue convocada por la Corte Suprema de Justicia y representó una inversión de G. 640.101.301.

La construcción de esta oficina judicial proporcionó empleo de manera directa a 25 personas y de manera indirecta a más de 60 familias paraguayas. “Se trata del primer Juzgado de Paz de la ciudad, lo que representa un gran alivio para la población que anteriormente debía desplazarse hasta la ciudad de Concepción y luego volver, realizando una travesía de más de 300 kilómetros para cualquier trámite ante esta instancia”, comentó el abogado.

Esta nueva sede del Poder Judicial en Vallemí fue construida con todos los requerimientos de inclusión, es decir, con rampas y sanitarios especiales para personas con problemas de movilidad. Cuenta además con un parque infantil totalmente equipado con varios juegos y se habilitó un sector con equipos para hacer ejercicios. “El sector infantil está pensado para que los niños que acompañan a sus padres se entretengan en el parque de juegos mientras los mayores realizan los trámites requeridos en el juzgado. La comunidad también podrá usar el área de aparatos para ejercicios. Este es un edificio totalmente integrado a la comunidad y para la ciudadanía”, señaló Acevedo.