Incendios forestales cubren de humo al país

Un informe del Ministerio del Ambiente alerta sobre cerca de 3.000 focos de calor en todo el territorio nacional, en gran medida a causa de los incendios forestales. Desde hace unos días, el humo se propagó por casi todo el territorio nacional, por lo que las autoridades ambientales instan a los municipios a hacer cumplir la ley que prohíbe la quema de basuras y pastizales.

De acuerdo un reciente informe, existen actualmente 2.908 focos de calor, siendo el departamento más afectado Presidente Hayes, con 900. Ñeembucú cuenta con 376 y Alto Paraguay con 260, entre las zonas con más focos, aunque no se determina si son efectivamente incendios o quemas controladas.

Las autoridades alertan que las condiciones actuales del aire se deben principalmente a los incendios forestales que se registran.

El ambiente contaminado persistirá los siguientes días, ya que de acuerdo al pronóstico, no se esperan lluvias durante el fin de semana y el viento norte seguirá predominando.

En ese sentido, el Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADES), insta a las autoridades municipales a hacer cumplir las normativas vigentes, en lo que refiere a la prevención y control de incendios, así como a las sanciones que deban ser aplicadas en caso de que estas sean provocadas.

Ley N° 4014/10 “De Prevención y Control de Incendios”, cuya autoridad de aplicación son los municipios, prohíbe la quema no controlada de pastizales, bosques, matorrales, barbechos, campos naturales, aserrín o cualquier otro cereal de leguminosas o tipo de material orgánico inflamable que pudiera generar cualquiera de los incendios definidos en esta Ley.

Según lo dispuesto por la Ley N° 1294/87 “Orgánica Municipal”, las municipalidades están obligadas a dar parte al Ministerio Público de todos los casos en que constatase la realización de quemas sin autorización.

El MADES, también recuerda a la ciudadanía que está prohibida la quema o incineración de residuos sólidos a cielo abierto, en cursos de agua, en lagos o lagunas o en los lugares de disposición final que no sean rellenos sanitarios.