Construcción de nuevas cárceles avanza sin retrasos

El Gobierno anunció que las obras de las nuevas penitenciarías avanzan sin retrasos. Las mismas se sitúan en Minga Guazú y Emboscada, que permitirán descomprimir las demás cárceles del país en un 40%.

Actualmente, las dos cárceles que se construyen Emboscada cuentan con poco más de un 29% y 35% de avance respectivamente, mientras que la de Minga Guazú, registra una evolución superior al 48%.

Cada centro penitenciario cuenta con 8 módulos, de los cuales uno es el de alta seguridad, y están diseñados para cumplir la rehabilitación, capacitación y reinserción social.

En cada bloque existirán 55 celdas con capacidad para 166 internos y tendrán talleres de capacitación de oficios, aulas para educación formal, informática, sala de profesores, biblioteca, comedor y recreación.

Estas sedes podrán albergar hasta 1.320 personas cada una, según informó el Ministerio de Obras Públicas, como parte de la reforma penitenciaria del país, en el cual también se trabajará en programas especiales con un enfoque de intervención interdisciplinaria que ayudarán a los internos a lograr una efectiva reinserción social.

Entre los programas se puede citar “ocio cero” en el cual los reclusos se van movilizar a través de horarios regimentados, donde van a poder estudiar y tener su momento de esparcimiento, cultos, además de recibir capacitación técnica integral para que tengan la oportunidad de desarrollar sus actividades de la mejor manera en el medio libre.

Este modelo a ser implementado contempla también atención a la salud, con orientación en cada persona a partir de la integración de los factores biológicos, psicológicos y sociales.

Los reclusos en todo momento deberán dedicarse al estudio, trabajo, deporte, limpieza y solo deben ingresar a las celdas para su descanso.