Empresa deberá “curar” a la laguna rosa de Limpio

El Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADES) dispuso una serie de medidas precautorias que deben ser llevadas adelante por la empresa WalTrading SA, de forma inmediata. Entre ellas, cuidar y limpiar la “laguna rosa” de Limpio que ellos mismos habrían contaminado y por la que fueron denunciados.

Es en el marco del sumario administrativo abierto en su contra, por ser la supuesta responsable de la contaminación constatada por la autoridad ambiental, en la Laguna Cerro de Limpio.

La firma fue notificada sobre las medidas a cumplir el pasado 10 de agosto.
Entre las medidas preventivas que deberá cumplir la empresa se encuentra: mantener confinado el cuerpo de agua, retirar los sólidos sobrenadantes del cuerpo de agua y establecer su correcta disposición ambiental, presentar un plan de remediación del cuerpo de agua que contenga entre las acciones a implementar y la aireación del medio confinado.

Lea más: Contaminación tiñe de rosa una laguna en Limpio

Suspenden actividad de curtiembre por contaminar una laguna en Limpio

También deberá hacer el cálculo de concentración de contaminantes y la dilución requerida y el cronograma de todas las acciones a implementar para la recuperación biológica efectiva del cuerpo de agua. Este deberá ser presentado al MADES, en un plazo máximo de cinco días, a partir de la recepción de la notificación de la resolución de instrucción del sumario administrativo.

Según el documento, también se deberá establecer un monitoreo de la calidad del cuerpo de agua confinado cada setenta y dos horas, a fin de determinar si las acciones implementadas son efectivas o requieren de una nueva medida correctiva.

Asimismo, el MADES decidió suspender su Declaración de Impacto Ambiental (DIA) y en consecuencia la suspensión de las actividades desarrolladas en el marco del mencionado proyecto, hasta tanto procedan a remediar todos los incumplimientos observados en las intervenciones ya realizadas a la firma.

El 27 de abril pasado,la firma había sido intervenida debido a la fuga de efluentes que iban a parar a la Laguna Cerro, situación que estaría afectando a los peces. Los dueños de la empresa, en ese momento no permitieron el ingreso de los funcionarios del MADES, para las verificaciones, por lo que se le solicitó a la Fiscalía del Medio Ambiente, la gestión para conseguir una orden de allanamiento de un Juzgado.

La Fiscalía de medio ambiente imputó a Rogelio Ferreira Martins, dueño de la curtiembre Waltrading SA, por “procesamiento ilícito de desechos y otros”.