Gobierno apunta a revertir efectos de cierre fronterizo

El Gobierno Nacional anunció la construcción 1.500 viviendas, provisión de insumos alimentarios para ollas populares, apoyo a emprendedores y refuerzo de programas de asistencia, entre otras medidas, como parte la estrategia para encarar los efectos del cierre fronterizo en Itapúa, Alto Paraná, Amambay y Canindeyú.

Hugo Cáceres Agüero, ministro de la Unidad de Gestión de la Presidencia, dijo esta mañana que el plan de recuperación en las ciudades y pueblos de las fronteras se desarrolla con las gobernaciones, sobre todo las de Itapúa y de Alto Paraná.

“El desafío es generar ingresos y moderar las necesidades”, objetivo encarado por el gobierno central y departamental, expuso Agüero.

Detalló que el presidente Mario Abdo Benítez ordenó la construcción de 1.500 viviendas en las ciudades de Encarnación, Ciudad del Este, Pedro Juan Caballero y otras localidades fronterizas, con el fin de generar empleos y así reactivar la economía.

También se anunció el refuerzo en dichas zonas de los programas de protección como “Tekoporã”, “Abrazo” para los niños y los destinados a adultos mayores.

El secretario de Estado dijo igualmente que ayer estuvo en Puerto Indio donde, la semana pasada, la entidad Binacional Itaipú, desalojó pacíficamente a los ocupantes ilegales de 11 hectáreas que terminaron por ser deforestadas. Los ocupantes ilegales concentrados en una comunidad en el norte del décimo departamento, visitados ayer, serán incluidos en los programas de asistencia.